Probar un coche usado y saber si es el adecuado

0 Comments

Probar un coche usado para ver si está en buen estado

Cuando vas a mirar un coche de segunda mano siempre surgen mil dudas. Si el vendedor no te estará engañando, si el coche realmente está en el estado que aparenta, si no tendrá algún fallo que no puedes detectar antes de comprarlo…

Después de hacer un revisión del exterior y el interior del vehículo donde puedes observar los fallos visibles y el estado de conservación del coche, hay que probarlo.

NUNCA debes comprar un coche, ni nuevo ni usado, sin haberlo probado previamente. Tienes que comprobar tu confort frente al volante, pero es que si además se trata de un vehículo de segunda mano, ¡probándolo podrás descartar posibles problemas!

Lo ideal sería que cuando fueras a ver el coche antes de comprar, fueras con alguien con experiencia para detectar cualquier anomalía. Así que a continuación te explico 10 cosas que debes comprobar al probar un coche usado para saber cuál es el estado real del vehículo.

10 aspectos que debes comprobar al probar un coche de segunda mano

1. Comprobar el embrague

Si el coche que te interesa comprar es manual, debes estar atento a las sensaciones del embrague. Con esto me refiero que al meter las marchas, se note que no tiene un desgaste excesivo, y que el vehículo se mueve conforme vas soltando el pedal.

2. ¿El coche tiembla? No debería hacerlo

Otra de las cosas que deben tenerte alerta es notar algún temblor en el coche. Lógicamente un vehículo usado va a generar seguramente más ruido que un coche nuevo, pero tú mismo sabrás detectar si hace un zumbido fuera de lo «normal».

En el caso de que tiemble puede deberse a varios problemas, por ejemplo, puede ser que las ruedas están en mal estado. Otra forma de comprobar si tiembla o no es en el momento de frenar. Si lo hace, puede deberse a que los discos estén en mal estado, por desgaste generalmente. Otro fallo que se repara y ya está, pero debes tenerlo en cuenta antes de comprarlo.

3. Volante girado en recto

Si el volante está un poco girado al ir en recto, podría deberse que hubiera recibido un golpe en uno de los ejes, como por ejemplo darle con un bordillo al aparcar. Para comprobarlo solo tienes que dejar que el coche vaya recto y ver el ángulo de giro del volante. No es que sea un motivo por el que debe dejarte de interesar el coche, pero sí comentarlo con el vendedor para que lo entregue en buenas condiciones. En principio bastaría con alinear el coche, y debes tener en cuenta que por el uso del coche, es algo normal.

4. Sistema de climatización en frío y caliente

Puede parecer evidente que si vas a comprar un coche usado, compruebes previamente todos los botones posibles del cuadro, pero en muchas ocasiones los compradores no lo hacen… Y además, un error muy habitual es que si lo compran en verano, no comprueben cómo funciona la calefacción del coche.

Tienes que probar todo, es decir, que el sistema de climatización enfría y que también echa aire caliente, sea la época del año que sea. Es importante probar ambas cosas ya que al ser un coche usado, le puede dar fallos en muchos sistemas y éste puede ser uno de los más habituales.

5. Coche usado con zumbido

Cuando hagas la prueba de conducción del coche de segunda mano antes de comprarlo, debes comprobar que no se oigan zumbidos en carretera. Aprovecho para recordar que debes probarlo tanto por ciudad como por carretera, ya que en ambas situaciones notarás diferentes sensaciones.

Si se oye un fuerte zumbido (no el propio del coche), puede ser debido a rodamientos en mal estado o qué la suspensión estuviera en mal estado con un efectos en los tacos de dientes de hoja de sierra.

6. Comprobar todo el sistema eléctrico

Hoy en día todos los vehículos cuentan con todo tipo de sistemas eléctricos, así que aunque tenga muchos el coche, debes comprobarlos todos. Mirar que funcione los sistemas eléctricos como los elevalunas, el cierre centralizado, que toda las puertas abran y cierran (tanto con la maneta de forma manual como el cierre eléctrico de los pestillos). Si los retrovisores son eléctricos, también debes comprobar que se muevan en todas las direcciones.

7. Luces del coche de segunda mano

Lógicamente también debes verificar que la iluminación interior y exterior funciona correctamente. Si alguna bombilla falla se entiende que el vendedor lo solventará antes de entregarte el coche, pero debes comentarlo con él en caso de que haya alguna que falle.

8. Importancia del limpiaparabrisas

Otro de los aspectos que muchos conductores pasan desapercibidos al probar un coche usado es el correcto funcionamiento de los limpiaparabrisas o si echan agua. Aunque en caso de que no fuera correcta, el vendedor las puede cambiar fácilmente, siempre debes comprobar que las escobillas limpian bien, si están desgastadas o no. En la ITV una de las revisiones que hacen al vehículo es ver que tienen agua y que limpian correctamente, así que es más importante de lo que algunos conductores creen.

9. Probar el movimiento de todos los asientos

También debes ir uno a uno para comprobar que los asientos, tanto manuales como eléctricos, hagan el recorrido y posiciones sin problema. En el caso de que los asientos traseros sean abatibles para ampliar la carga de maletero, deberás tumbarlos para asegurarte.

10. Correcto estado de los cinturores

Y por último, otra de las cosas que a los compradores les suele pasar por alto comprobar, y que como sabes, es indispensable para el uso del vehículo: los cinturones. Comprueba que los cinturones salgan y se recojan bien y se enganchen correctamente las hebillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies