¿En qué situaciones se debe probar un coche?

0 Comments

¿En qué situaciones se debe probar un coche?

Cuando vamos a comprar un coche, ya sea nuevo o de segunda mano, debemos comprobar que se ajusta a nuestras necesidades, que la forma de conducción nos transmite las sensaciones que queremos al volante.

Especialmente si el coche es usado, además de nuestro confort conduciendo, hay que estar más alerta cuando lo probamos para ver que todo funciona correctamente. Y ¿cuál es la forma más adecuada de probar un coche? Lo explico a continuación.

¿Cómo se debe probar un vehículo antes de comprarlo?

Probar un coche tanto en frío como en caliente

AUnque no siempre es posible por la situación en la que quedemos con el vendedor, lo ideal es poder probar cómo va el coche tanto en frío como en caliente. ¿Por qué debe hacerse?

Porque puede que el coche en frío falle y una vez en caliente vaya perfecto, o que ocurra justo a la inversa…

Es decir, qué en frío funcione bien, pero una vez calentado no arranque bien. Eso ocurre muchas veces en el taller si el cliente tiene un problema de que el coche falla en frío, que hay que esperar que deje de estar caliente para detectar la posible avería.

Conducir por carretera y ciudad antes de comprarlo

Tanto si vas a probar un coche nuevo como si es de segunda mano, hay que ver el funcionamiento del coche en diferentes situaciones. En carretera, al ir más deprisa se detectan temblores al acelerar y frenar.

En ciudad se puede notar cómo sale de los semáforos, que no se calienta al ir a baja velocidad, cómo frena… También, durante la conducción por ciudad, hay que observar si al pasar baches hace ruidos que no son normales.

Ver el vehículo durante el día

Y lógicamente, antes de comprar un coche y firmar un contrato, debes verlo también durante el día, especialmente si se trata de un vehículo de segunda mano. Debe hacerse de día porque así puedes detectar mejor posibles fallos en la carrocería o en el interior del vehículo.

Revisar el coche por debajo

Y cuando el coche ha sido usado, lo más recomendable es que, si se tiene la posibilidad, subir el coche en un elevador para ver si hay alguna fuga. Si no es posible, se puede hacer también agachándose para poderlo mirar por abajo, y revisar si está manchado de fugas de aceite.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies