Diferencias entre híbrido e híbrido enchufable

0 Comments

Diferencias entre híbrido e híbrido enchufable

Si estás pensando en comprarte un coche seguro que has dudado en cogerlo híbrido. Son muchos los que ya lo tienen y el ahorro en consumo de combustible es considerable, a pesar de que los precios aun sean elevados en la adquisición de este tipo de vehículos.

Pero seguro que también te han surgido muchas dudas al respecto. La más frecuente entre la mayoría de conductores es si comprar un híbrido o un híbrido enchufable. ¿Son lo mismo o no? Si no lo son, ¿cuáles son sus diferencias? ¿Cuál es mejor? Vamos a entenderlo mejor a continuación.

Híbrido e híbrido enchufable

¿Qué es un híbrido?

Un híbrido (no enchufable) es un coche que dispone de un motor de combustible y un motor eléctrico con una batería para dar corriente al motor eléctrico. Esta batería suele ser de poca carga, depende de cada modelo, pero básicamente todos suelen acabar teniendo la misma autonomía. Solo se puede recargar con el motor de combustión o con frenadas regenerativas.

¿Qué es esto último? Que tu frenas un poco, y en vez de apretarse los frenos, tiene como un pequeño generador que hace como de freno motor. Por lo tanto, esta batería solo se carga con este tipo de frenado o, como he explicado, mientras circulas.

En este tipo de vehículos el sistema se usa mucho en ciudad. Es decir, sales de un semáforo en modo eléctrico hasta que en seguida se pone el motor de combustión. Y en modo eléctrico tienen, como decía, muy poca autonomía, entre 1,5km y 2km.

Un ejemplo de este tipo de híbridos serían los Toyota Prius que se ven circulando en las ciudades a modo de taxi. Lo bueno que tienen estos coches respecto a un NO híbrido es que les bajas mucho la media de consumo en ciudad. Puede parecer extraño que solo la salida de semáforos vaya a ser tan significativa, pero es donde mayor consumo se reduce.

¿Qué es un híbrido enchufable?

Y el híbrido enchufable es un vehículo que tiene una batería más grande, de alta capacidad. ¿De cuánto? Pues depende del modelo, del tamaño del coche, etc. Se puede cargar tanto en una red doméstica (el típico enchufe que tenemos en casa) hasta en estaciones de carga rápida (que ya vamos viendo en centros comerciales o gasolineras).

Estos vehículos, igual que los híbridos, usan la frenada regenerativa para cargar un poco la batería. La autonomía de estos coches es de entre 50 y 100km, depende de cada modelo, claro, puede que  haya alguno con más autonomía.

Son vehículos que al llevar dos tipos de motor, el de combustión también se utiliza. Esto nos permite conducir por ciudad en modo eléctrico en un radio amplio solo con motor eléctrico. Y en un viaje en carretera hay que tener en cuenta, en los momentos en los que no se demanda potencia, se puede usar el motor eléctrico sin hacer un gasto de combustible (bajadas, momentos de llanear, etc).

Por lo tanto, los híbridos enchufables disminuyen todavía más el consumo de combustible, tanto en ciudad como en viajes, debido a la mayor capacidad de autonomía con el sistema eléctrico.

¿En qué se diferencia un híbrido e híbrido enchufable?

  • Autonomía. Con el motor eléctrico en un híbrido puedes hacer unos 2km y en un enchufable unos 100km (de forma generalizada, dependerá del modelo del coche).
  • Modo de carga. En los híbridos se hace con el propio motor de combustión o la frenada regenerativa. En los enchufables, además de esto último, sobre todo se carga la batería enchufándola a la red eléctrica.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies