Consejos para limpiar el coche tú mismo

0 Comments

como limpiar el coche

Qué duda cabe que la opción más rápida para todos es meter el coche en el túnel de lavado cuando quieres lavarlo. Pero cuando quieres dejar tu vehículo realmente impecable no hay nada como hacerlo a mano. ¿Pierdes más tiempo? Sí. ¿Ahorras dinero? Pues también.

Todo tiene sus pros y sus contras, y no es que sea partidaria de lavarlo siempre a mano, pero sí que de vez en cuando tu coche se merece ese caprichito. Así que voy a explicarte cómo hacerlo paso a paso.

Limpiar tu vehículo por dentro

Aunque el túnel de lavado nos deja el coche bien limpito por fuera, para limpiar el interior tienes dos opciones: o pagar para que te lo hagan a mano o hacerlo tú mismo. Lo ideal es hacer un par de veces al año (¿no es pedir tanto, no?), aunque luego todos sabemos que siempre va pasando el tiempo y lo hacemos cuando ya no hay quien libre del coche de una limpieza bien a fondo.

Lo que sí debes tener claro, es que debes empezar siempre por el interior, para dejar en último lugar la carrocería y elementos del exterior. Dicho esto, debes coger tus productos de limpieza y abrir las puertas del coche de par en par para dedicarle un buen rato a dejarlo como nuevo.

Limpieza de suciedad superficial

El primer paso es eliminar la suciedad superficial, ya sea con un producto de limpieza de salpicaderos o un paño húmedo. Antes de usar cualquier producto, ten en cuenta qué materiales tienes en el interior de tu coche, es decir, si tienes piel, cuero, plástico… Una opción muy rápida es usar toallitas húmedas para el coche; usar y tirar.

Lavar las alfombrillas y reposapiés

Habrás ido quitando partículas de polvo, y algunas habrán caído al suelo. Así que el siguiente paso es quitar las alfombrillas. Si son de goma no dudes ni un segundo en darle un “manguerazo” para dejarlas como nuevas. El agua será tu gran aliado, solo tienes que dejarlas al sol mientras sigues limpiando el coche y cuando acabes estarán listas para colocar de nuevo.

Aspirar la suciedad de los rincones

Si tienes un aspirador de mano, o puedes bajar un clásico aspirador y conectarlo a una toma de luz, continúa por quitar la suciedad con este aparato. Es la única manera de llegar a todos los recovecos del coche (posavasos, ceniceros, bajos del asiento, huecos en puertas y salpicadero…).

Limpieza del maletero del coche

¿Siguiente parada? Tu maletero. Sí, también se merece una limpieza de vez en cuando, así que no te olvides de él. El aspirador seguirá siendo la forma más eficiente de conseguir buenos resultados. No te olvides de quitar la bandeja (en el caso de que tu coche la tenga) para acceder mejor a cualquier rincón.

Limpiar la tapicería del coche

Una de las partes que más se ensucian del coche es la tapicería, sobre todo para los que tienen niños en casa, ¿verdad? El primer paso es aspirarla, por la zona de las costuras, la parte que une la espalda con la zona del asiento… Puedes comprar productos específicos para tapicerías en el caso de que encuentres alguna mancha que eliminar, pero si optas por esto, comprueba antes si puedes usar ese producto en el material de tu coche.

Dejar los cristales del coche muy limpios

Y volviendo a los conductores con hijos, todos sabemos que un coche frecuentado por niños es un vehículo con cristales sucios. Aunque circulando van muy tranquilos en sus sillas, en cuanto tienen la ocasión de salir de él suelen pegar la cara, apoyar las manos, dejar las huellas por todo el cristal…

Así que otro de los imprescindibles a la hora de  limpiar el coche por dentro es dedicar tiempo a la limpieza de los cristales. ¿Qué es lo más efectivo? Usar limpiacristales o simplemente agua con lavavajillas, los secas después con un paño de algodón con movimientos circulares y de arriba hacia abajo.

Cómo limpiar el coche por fuera

Y después de hacer el trabajo más duro, llega la segunda parte de tu tarea:  lavar el coche tú mismo por fuera. Los pasos son muy sencillos, solo tienes que mojarlo, enjabonar y aclarar. El tiempo que vas a tardar va a depender de si tienes una manguera o una limpiadora a presión cerca o si lo tienes que hacer a mano con un cubo y una esponja… En cualquier caso, recuerda que como hemos dicho anteriormente, siempre de arriba hacia abajo (que lo sucio vaya escurriendo hacia el suelo siempre).

Para enjabonar el coche puedes usar una esponja o un cepillo, pero siempre opta por productos que sean suaves, sino dejarás marcas en la carrocería. Una vez que quites el jabón, seguramente querrás que se seque al aire libre, pero para un acabado perfecto debes dedicarle un poquito más de tiempo. Lo mejor es usar un trapo de microfibra y secarlo a mano para que no dejes ni una marca del agua.

Limpiar las ruedas del coche

Y como hay que dejar lo que está más abajo para el final, lo último que debes limpiar son las ruedas del coche. Parece obvio pero muchas veces pasan desapercibidas o simplemente decimos «bueno, eso ya lo haré otro día”. No, debes hacerlo aprovechando que tienes todos los productos de limpieza a mano.

Además de limpiar la goma con agua, lo más importante es que limpies las llantas. Lo más recomendado para que queden en buen estado es usar un producto específico para llantas, pero simplemente con un quitagrasa quedarán perfectas y te ahorrarás comprar un producto más solo para eso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies