Cómo sustituir los discos y frenos

0 Comments

cambiar disco de freno

Una de las causas más recurrentes en los talles de la entrada de vehículos es para cambiar los discos y los frenos. A continuación quiero explicarte cómo puedes hacerlo tú mismo.

Cambiar los discos y freno con el coche en frío

El primer paso si vas a hacer tú mismo la sustitución es que los discos estén fríos. Puede parecer algo obvio, pero no sería la primera vez que se va a realizar el cambio justo cuando has llevado el coche a otro sitio para hacerlo con más espacio. Si las pastillas están muy calientes, lo más normal es que te hagas una buena quemadura.

Cómo sacar la pinza de las pastillas

Lo primero que hay que hacer para desmontar los frenos delanteros, es meter el pistón de la pinza de freno hacia dentro. De este modo, nos permite sacar mejor la pinza de las pastillas y para poder meter las pastillas nuevas que ocupan más espacio.

Para meter el pistón se puede hacer metiendo un destornillador entre la pastilla y el disco. Pero ojo, se puede marcar el disco, si optas por esta forma debes hacerlo con suma precaución.

Yo lo que te recomiendo (aunque tardes algo más), es sacar la pinza fuera y con un gato carpintero (o lo que tengas para hacerlo) nos serviría el ir encogiendo el pistón hasta dentro del todo. Así, al meter las pastillas nuevas y poner luego la pinza, nos encaja perfectamente.

Sacar la pinza según qué tipo es

Dependiendo del tipo de pinza de freno suelen llevar como unas planchas, unos muelles o hieros y unos tornillos. Lógicamente, si llevan las planchas hay que soltarlas (van a presión) y soltar los tornillos.

Si los frenos llevan 4 pistones, esas pinzas no suelen salir y no falta desmontarla para cambiarla. Pero sí que hay que quitar los pasadores que lleva para poder sacar las pinzas hacia fuera y después “jugar” metiendo los pistones, porque al meter uno sobresalta un poco otro. Mi consejo en este caso es usar destornilladores para hacerlo.

Una vez ya metidos los pistones hasta dentro del todo, son unas pastillas que se meten por el lateral de la pinza. Así, no os tiene que dar ningún tipo de problema.

Coches con sensores de desgaste de la pastilla

Si el coche lleva sensores de desgaste de pastilla se recomienda montarlos siempre nuevos. Porque aunque no se hayan roto, por la temperatura que alcanzan los frenos, al manipularlos para cambiar las pastillas lo más probable es que se rompan. O también puede ocurrir que una vez encajados, el muelle con el que engancha ya no tiene la suficiente fuerza y ya no realiza la función de avisar en el desgaste.

Pisar el vehículo para ajustar las pastillas

Una vez que ya están montadas las pastillas de freno nuevas de ambos lados, antes de mover el coche, hay que acordarse de pisar varias veces el pedal de freno para que las pastillas se vayan ajustando al disco según vaya saliendo el pistón. Si se os olvida este paso, lo más seguro es que en las primeras frenadas, pisarás, se irá el pie al fondo y no frenará el coche.

Cambiar las pastillas de freno traseras

Si vas a cambiar las pastillas de freno traseras del coche vas a encontrar varias variantes según tu vehículo.

1.      Coches con freno de mano electrónico

En el sistema de freno de este tipo de coches es necesario meter el ordenador que consiga poner el modo de freno de mano de estacionamiento electrónico en modo de mantenimiento. Con esto lo que te permitirá es que cuando desmontes la pinza para meter el pistón hacia dentro, te dejará hacerlo sin problema. Si no lo pones previamente en modo mantenimiento, no podrás unir el pistón, será imposible. Una vez cambiadas, debes acordarte de quitarlo del modo mantenimiento, porque sino el vehículo dará aviso y no funcionará el modo estacionamiento.

2.      Pinzas de tipo muelle

Del mismo modo que en los frenos de delante, hay diferentes tipos de pinza. Hay algunos que llevan como un muellecito o hierro, hay otros que no… Eso sí, todos llevan sus tornillos para sujetar, y se puede sacar primero la pinza y meter el pistón hacia dentro o también se puede hacer con un destornillador.

3.      Pinzas traseras a rosca

Hay algunos pistones de las pinzas traseras que van a rosca. Esto quiere decir que a la vez que hay que hacer fuerza para meter el pistón hacia dentro, hay que ir girándolo en el sentido de las agujas del reloj, como roscándolo hacia dentro. Suelen vender unos útiles para ese sistema de pistones, pero puedes hacerlo con un gato carpintero y unos alicates (para coger el pistón y darle vueltas) se pueden llegar a hundir así el pistón.

Frenar en circulación para ajustar la pastilla al disco

Una vez cambiadas, y después de haber pisado el pedal de freno varias veces, las primeras frenadas que se hagan con el coche nunca serán buenas. Debes tenerlo en cuenta para que no creas que has montado algo mal o que te ha dejado algo por montar.

La sensación que tendrás es, que una vez que frenes, será una frenada suave porque se tienen que terminar de ajustar las pastillas al disco. Para ello necesita que se empiece a desgastar la primera capa. En cuanto circules y hayas frenado 3 o 4 veces, la pastilla estará bien ajustada y se podrá circular tranquilamente.

Pero es importante tener en cuenta esto y se hagan varias frenadas con un margen de distancia de seguridad recomendada. Si conduces como “siempre” y vas un poco deprisa y tienes que pegar un frenazo, el coche no te responderá como estás habitualmente acostumbrado. Una vez frenado varias veces como te digo, el coche responderá como lo hace siempre.

Cómo cambiar los discos del coche tú mismo

Cuando vas a cambiar las pastillas de freno puede ser que veas que tienes los discos para cambiar, bien porque se han rayado o porque se han gastado las pastillas y se han rayado los discos o porque están muy desgastados y tienen mucha rebaba.

Si has quitado las pinzas verás que las pinzas van cogidas a un soporte que tiene dos tornillos. Lo quitas (tanto en el eje delantero o trasero) y verás que el disco de freno está limpio, sin nada que impida sacarlo. Después, tienes que buscar un tornillo (o en algunos casos llevan dos) que sujeta los discos para que no se mueva y lo tendrás que soltar.

Los discos suelen estar bastante enganchados, ya que de los cambios de temperatura o de la lluvia suelen quedar adheridos. Para sacarlos puedes darles algún martillazo hacia fuera para que se suelten.

Cuando se hayan desenganchado, quitas el disco de freno y yo te recomiendo que pases una lija por la esfera del buje. Aquí es donde se asienta todo el disco y así, el disco nuevo, asentará sin tener unas pequeñas virutas de óxido que verás que hay al quitar el viejo en la base del buje.

Una vez montado el disco nuevo, hay que apretar el/los tornillos, hay que montar el soporte de la pinza a la mangueta. Y ya habrá que colocar las pastillas de freno NUEVAS. Recuerda, si cambias los discos de freno hay que poner las pastillas también nuevas, no se pueden aprovechar las viejas porque ya están con unan deformación de los discos antiguos.

Tras la colocación de las pastillas nuevas, montas las pinzas, el avisador nuevo y no te puedes olvidar de pisar el freno antes de poner el coche en marcha, como te he explicado anteriormente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies