Cómo cambiar la batería de un coche

0 Comments

Cómo cambiar la batería de un coche

Así, sin más, cuando menos te lo esperas, la batería de tu coche decide que ya no va a funcionar más y te deja tirado. Otras veces somos nosotros los culpables, por habernos dejado alguna luz encendida y, cuando volvemos a nuestro coche… ¡sorpresa!

Si la batería de nuestro coche ya ha muerto, o se ha desgastado, es bastante sencillo cambiarla. Pero claro, el primero paso es localizar dónde está. En algunos coches está en el habitáculo del motor, en otros vehículos va en el maletero, a veces podemos encontrarla debajo de un asiento. Una vez que tenemos claro dónde está, hay que seguir los siguientes pasos.

Cambia la batería del vehículo tú mismo

1.      Soltar el borne negativo de la batería

Para saber cuál es, debes comprobar que sea el de color negro. Y si te preguntas “¿por qué primero el negativo?”, te lo explico. Porque si vamos a aflojar el positivo y la llave que usamos en alguno de los momentos en los que estamos girándola toca con la carrocería del coche (o alguna parte metálica del vehículo), vamos a provocar un cortocircuito. En principio, al estar la batería gastada no tendría que ocurrir, pero igual tiene todavía algo de carga. Así que, siempre quitamos primero el negativo.

2.      Quitar el positivo y cambiar las baterías

Una vez que hemos quitado el negativo, ya podemos desconectar el positivo. Y a continuación, tendremos que levantar el soporte que la sujeta para que no se mueva. Una vez realizado este paso, podemos cambiar la batería vieja por la nueva. ¡Atención! Siempre debes fijarte en que la batería sea del mismo amperaje, tanto de carga como de arranque. Un ejemplo sería que el alternador cargue a 80 amperios, pero la fuerza de arranque sea de 800 amperios. Entonces, siempre hay que respetar esos amperajes para que el coche siempre funcione en cuanto tiene que ser a esa corriente.

3.      Sujetar la nueva batería y colocar bornes

Una vez colocada la batería nueva, hay que poner los bornes conectados como estaban en la vieja y la sujetaremos. Para que la plancha quede fija, hay que poner los tornillos que vengan y que harán que no se mueva.

Ahora pondremos en primer lugar el borne positivo, y lo apretaremos, ya que si se nos escapa la llave y tocamos en alguna parte metálica, como el negativo todavía no estará conectado, no haremos un cortocircuito. Una vez que esté apretado el positivo, siempre que esté el borne bien encajado. Para ello, hay que fijarse en que metemos bien el borne en su sitio para que al apretar haga buena presión.

Y luego ya colocaremos el negativo. Yo siempre recomiendo en esta maniobra que tengamos las llaves del coche en el bolsillo. Porque a veces, al conectar el borne negativo, se provocan unos picos de tensión que hace que se cierren las puertas. Así que si no llevas las llaves encima, puedes llevarte un buen disgusto. Así que, siempre las llaves en el bolsillo. También puede ser que salte la alarma, pero simplemente la paramos.

4.      Ajustes de la batería al cambiarla

Ahora solamente falta ajustar memoria de ventanillas, el reloj, las emisoras de la radio… Es decir, pequeños ajustes que se habrán perdido en el cambio de una batería con otra. Si cuando hemos ido a cambiar la batería, observamos que los bornes están sulfatados, tendremos que quitar todo ese sulfato que se va creando en el borne.

5.      Eliminar el sulfato de los bornes

Si quitamos el sulfato de los bornes, a la larga nos provoca un mal contacto y puede parecer que no tenemos batería, aunque sí la tengamos solo que no pasa bien la corriente. Esto se suele limpiar simplemente con agua; puedes coger un trapo, humedecerlo y le vas dando hasta que quitas esa especie de polvillo conglomerado.

También puedes evitar que esto ocurra de nuevo, ya que venden unos sprays para echar encima de los bornes, cubriéndolos como una película de pintura, y con esto en principio se evita que vuelva a ocurrir. Otra opción es usar vaselina, poniéndola por encima del borne una vez que se ha conectado éste, para evitar que vuelva a ocurrir.

Este último paso, solo hay que hacerlo en el caso de que nos encontremos con algún borne sulfatado. Si se ha dañado gran parte y vemos que va incluso por la zona del cableado, lo ideal es sustituir el borne. ¿Cómo? Comprando uno universal, cortando ese trozo, poner uno nuevo, apretarlo y ponerle algo de protección para que vuelva a ocurrir.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies