Cambiar la correa de distribución de tu coche

0 Comments

Cambiar la correa de distribución

Si tu coche tiene correa de distribución, la siguiente información te interesa bastante. Y es que nos guste o no, la correa de distribución se debe cambiar siempre manteniendo los márgenes que dice el fabricante, y éstos suelen ser X kilómetros o X años.

Cambiar la correa aunque lleve pocos km

Aunque tú conduzcas y le hagas pocos kilómetros, si el fabricante dice que son 100000km o 10 años, aunque tu coche tenga 10 años pero sólo 50000km, esa correa se tendrá que cambiar. Esto pasa porque se suelen envejecer, cuartear y se llegan a romper aunque no tengan los kilómetros.

Cambiar la correa de distribución si te pasas de km

Y en el caso de que te pases de kilómetros, ocurre lo mismo. Cuando ya ha soportado los km que el fabricante ha creído conveniente, esas correas se empiezan a deteriorar suponiendo un riesgo si se continúa circulando con ellas.

Importancia de llevar un mantenimiento correcto en la correa

Cualquier elemento de nuestro vehículo es importante que lo tengamos controlado: niveles, ruedas… Pero en concreto con la correa de distribución debemos hacer especial cuidado, ya que podemos decir que es la “vida del motor”. Si se rompe la correa, se rompe el motor.

Esto ocurre porque al romperse se suelen doblar válvulas, y depende de cómo se doblen, podemos crear mayores daños (por ejemplo, la culata, pistones…). Entonces no hay que tomárselo a la ligera y seguir rigurosamente los mantenimientos que el fabricante nos indique.

¿Puedo cambiar la correa de distribución yo mismo?

Ya no solo depende de tu habilidad con las herramientas o tus pinitos en mecánica, depende mucho del modelo de tu coche. Esto pasa porque dependiendo del tipo de vehículo es más o menos sencillo poder realizar esta tarea.

¿Qué necesito para cambiar la correa de distribución?

  • Un elevador. Así podrás trabajar cómodamente en el coche. Puede que con un caballete y levantando la rueda más cercana a la correa te fuera suficiente, pero por seguridad, sin duda, te recomiendo que optes por un elevador.
  • Quitar la correa auxiliar y la polea del cigüeñal. Con este paso,ya podemos quitar una tapa que es la que nos suele desvelar, o nos deja ver, dónde está la correa. La distribución suele ir en el lateral de un motor, generalmente a la derecha, pero depende del modelo de cada coche (si el motor lo lleva longitudinal o transversal).
  • Bloquear las poleas del coche. La correa es dentada y es una correa que siempre va calada. Esto quiere decir que las poleas tienen que estar cada una en una posición para poder quitar la correa y poder poner una nueva y que vaya todo bien. Porque si colocamos la correa en algún piñón que se haya movido dos dientes, podemos provocar daños en el motor. De normal, casi todos los fabricantes suelen tener marcas con las que nos podamos guiar, a veces son unas rayitas troqueladas en la polea y en la tapa que vemos detrás, otras veces son unos orificios en los que se puede meter una broca de los milíemtros que sea para bloquearlo, etc.
  • Cambiar piezas viejas por las nuevas. Una vez bloqueadas las poleas del coche, verás que es muy sencillo. Al tenerlas bloqueadas, vemos que ha cuadrado todo, quitamos la correa vieja, quitamos los tensores o “rodillos locos” viejos, y lo montamos todo nuevo. ¡Ojo! Nunca hay que dejar un rodillo o un tensor ya usado. Porque si se rompe, aunque llevemos la correa nueva, tirará la correa afuera o la romperá y sufriremos daños en el motor.
  • Tensar como se indique en la correa. Una vez colocado todo, tensamos el tensor (suele tener también sus marcas para indicar en qué punto tiene que estar tensado). Y una vez que ya está tensado, quitamos los bloqueos que le hemos puesto al motor y giramos el cigüeñal dos vueltas de motor completo (que son 4 vueltas de cigüeñal y 2 vueltas de árbol de levas). ¡Recuerda! Las vueltas de motor se dan siempre a mano, cogiendo una llave y girando el motor.
  • Montar las piezas que faltan. Tras dar estas vueltas, volvemos a colocar los bloqueos para confirmar que nos cuadran, y así sabremos que hemos colocado bien la correa. Si vemos que todo ha cuadrado bien y que el tensor sigue ejerciendo la fuerza que indica por las marcas, lo dejamos así, montamos otra vez todo, y ya estará el coche listo.

Si vemos que el tensor ha variado de como lo hemos colocado, eso habría sido que al haberle dado las vueltas, la parte que no estaba tensada de la correa, se ha ido a la zona del tensor y se solucionará volviendo a tensar y dar otras 2 vueltas de motor.

Es muy importante que siempre estés seguro de que en el motor las marcas están bien colocadas en sus dientes y, que al dar las vueltas, luego vuelve a cuadrar todo en su sitio. Si lo compruebas y dices “se va solo medio diente”, corrígelo, tiene que estar perfecto; si se va medio diente, podrás dañar el motor.

Por último comentar, que siempre que cambiamos la correa de distribución del coche, si coincide que tu coche lleva la bomba de agua movida por la correa de la distribución, es muy importante que cambiemos la bomba de agua. ¿Aunque no pierda agua? Lo siento, pero sí. Porque la mayoría de veces, al poco tiempo, se rompe la bomba de agua. Y si se rompe el eje de la bomba de agua, tendremos el mismo problema que si calamos mal la correa o que si no cambiamos un rodillo, etc. Es decir, la correa tirará, podrá dañar la distribución y se sufrirán daños en el motor. Por eso siempre recalco, que aunque te pueda dar rabia, no te la juegues y cambies la bomba de agua (siempre que la mueva la correa).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies