Cambiar el líquido refrigerante del coche

0 Comments

Cambiar el líquido refrigerante del coche

Otra de las cosas que puedes hacer tú mismo en tu vehículo es cambiar el líquido refrigerante del coche, pero si tienes dudas, en este artículo voy a explicarte  cómo debes hacerlo. Lo primero que debes tener en cuenta es que es un líquido, que de normal, se suele cambiar por tiempo.

¿Un cuento chino para hacernos gastar dinero? ¡No! El líquido refrigerante va perdiendo sus cualidades con el paso del tiempo y hay que cambiarlo según los años o número de kilómetros realizados que diga el fabricante.

Paso a paso para cambiar el líquido refrigerante

  • Coche parado y en frío. Si lo quieres hacer tú mismo, vas a necesitar que se haga con el coche en frío para no quemarte.
  • Manguito refrigerante. Hay que buscar el manguito refrigerante en la parte más bajo posible del coche, y una vez localizado, lo soltaremos y pondremos algo para recoger el refrigerante que vaya cayendo.
  • Tapón de la botella de expansión abierto. Hay que hacer esto para que lógicamente vaya cayendo poco a poco el refrigerante. Se irá vaciando el refrigerante del radiador y parte del motor.
  • Cantidad de refrigerante. Tienes que asegurarte que sale bastante cantidad. Ten en cuenta que en el motor tenemos muchos recovecos y se va a quedar parte del refrigerante en el motor. No pasa nada, porque como vas a meter un refrigerante nuevo, vas a seguir manteniendo buenas calidades. Solo debes tener en cuenta que es imposible vaciar un motor completo. Si con un manguito solo cae un litro de líquido, por ejemplo, deberás quitar otro.
  • Echar el nuevo refrigerante. Para hacerlo debes intentar mantener las especificaciones que tiene que llevar tu coche en cuanto a refrigeración. Otro aspecto a tener en cuenta es la densidad a la hora del frío, para que cuando lleguen las bajas temperaturas, el refrigerante no dañe el motor.
  • Quitar otros tapones (si tu coche lo requiere). Dependiendo del modelo de tu coche, algunos llevan unos tapones en los maguitos u otras zonas del motor que se quitan para que salga el aire por ahí. Estos se quitan hasta que salgan refrigerante por ellos.
  • Si el coche no lleva otros tapones. Pero si en tu coche da la casualidad que no lleva, pues entonces solo tienes que echar el refrigerante, poner el coche en marcha y en principio el propio vehículo manda el aire a la botella de expansión que de vez en cuando tendrás que ir rellenando. En algunos coches hay que mantener el coche acelerado para que vaya expulsando esas burbujas de aire.

¿Dispones de un equipo de llenado por vacío?

Puede darse el caso de que dispongas de un equipo de llenado por vacío, es muy útil hacerlo así y muy sencillo. Esto crea un vacío a todo el circuito de refrigeración, quitándole todo el aire. Y luego puedes con el refrigerante en una garrafa grande, le colocas el tubo por donde va a coger el refrigerante, y al darle para que lo vaya llenando.

Él solo se encargará de ir metiendo todo el líquido en el circuito sin dejar ninguna burbuja de aire. Y cuando ya esté lleno, solo tienes que cerrar el tapón de la botella de expansión y circular sin ninguna preocupación porque queda completo. En cambio, si se ha tenido que hacer por sistema de purgado, es recomendable darle una vuelta al coche para ir mirando a ver si baja el nivel (y esto es importante verlo en frío). También debes tener cuidado si abres el tapón de la botella de expansión y el coche está caliente, porque el vapor que sale puede provocar quemaduras graves.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies