5 errores que cometemos al comprar un coche

0 Comments

5 errores que cometemos al comprar un coche

Querer comprar un coche siempre es una decisión meditada previamente por el cliente, o bien porque necesita uno más en la familia, porque lo va a cambiar por el actual o porque es su primera adquisición.

Pero a pesar de ser un tipo de compra a la que todos le damos vueltas por la inversión que nos supone, la mayoría de los compradores siempre cometen los mismos errores. Hoy quiero hablaros de ellos, para que, si estás pensando en comprar un vehículo, los evites.

Evita estos 5 errores a la hora de comprar un coche

1.    No pensar en tus necesidades a medio-largo plazo

La media de tiempo en la que los usuarios suelen tener un coche es de unos 10-12 años (cuando lo han comprado nuevo o de ocasión, pero con poco kilometraje). Por lo tanto, en esa década puede haber muchos cambios en tu vida que hagan que ese vehículo que AHORA quieres comprar deje de adaptarse a tus necesidades.

¿El espacio va a ser importante para ti? ¿Vas a querer formar una familia en un par de años? ¿Lo vas a usar para ir a trabajar cada día o generalmente para largos desplazamientos? Antes de comprarte un coche debes tener claro el estilo que quieres y que necesitas, porque, al fin y al cabo, compramos un vehículo por NECESIDAD, así que debes determinarlas previamente.

2.    No ver diferentes modelos de coches

Muchos conductores que van al concesionario tienen muy claro el modelo que quieren, generalmente porque lo han probado previamente de un familiar o amigo o simplemente porque han sentido “un flechazo” con ese vehículo. Pero es un error cegarse con un solo modelo sin abrir un poco la mente a otras posibilidades.

Hoy en día las marcas se “copian” mucho unas a otras, todas quieren tener un vehículo compacto, una berlina, uno familiar o incluso uno estilo SUV o 4×4. Por lo tanto, puedes encontrar modelos similares en diferentes marcas, lo que supone distintos precios y un sinfín de prestaciones. Ya que la compra de un coche es algo que no decides instantáneamente, dedica tiempo a ver diferentes modelos.

3.    No elegir el combustible más adecuado

Uno de los quebraderos de cabeza que comparten hoy en día todos los compradores o futuros compradores de vehículos es el tipo de combustible que quieren. ¿El diésel está realmente muerto? ¿Me va a merecer la pena tener un híbrido? ¿Y si directamente cojo un eléctrico?

Son muchas las dudas que genera hoy en día esta elección, de ahí que haya que dedicar a pensar en los pros y contras de cada tipo y ver cuál es el que mejor se adapta a nuestras necesidades. Y vuelvo a recalca que no tienen que ser las necesidades PRESENTES, sino también las FUTURAS.

4.    Comprar un coche sin probarlo antes

Cuando comento que muchísimos clientes vienen al concesionario y compran los coches sin probarlo, muchos se sorprenden. Quizá porque en mi círculo no tenemos el nivel adquisitivo que nos permite comprar un coche sin verlo, sentarnos en él, probarlo… Y el tipo de clientes con los que trabajo sí “arriesgan” a hacerlo. A veces por capricho, otras porque han tenido el modelo anterior y creen conocerlo y otras porque simplemente se han empeñado enamorado de un modelo.

Da igual, como mecánico es un error comprar un coche sin probarlo, y no hablo solo de las sensaciones en carretera, sino incluso de comodidad. Aunque hayas tenido el modelo anterior puede que este no se ajuste a lo que buscas o quizá hay otro similar que te encantaría todavía más.

5.    No tener en cuenta el mantenimiento

Y tras más de casi 20 años de experiencia reparando coches puedo asegurar que uno de los errores que se cometen al comprar un vehículo es no tener en cuenta el mantenimiento. ¿De qué te sirve conseguir la financiación de un coche carísimo si luego no vas a poder asumir el coste de averías o mantenimiento?

Y no hablo de grandes reparaciones (porque lógicamente no sabemos cómo puede salirnos de “bueno” o “malo” un coche) sino de la revisión, el cambio de neumáticos o la mano de obra del taller. Solo por ser una marca o un modelo u otro estas cifras varían, y en ocasiones muchísimo.

No me refiero que vayas a comprar tu coche con una calculadora, pero sí que valores este tipo de mantenimiento que sí o sí vas a tener que hacer a tu vehículo y no se tiene en cuenta en ese momento de efervescencia y alegría que suponer adquirir un coche nuevo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies